En plena campaña de la Declaración de la Renta del pasado ejercicio 2020, resulta fundamental tener todo a punto antes de rendir cuentas con la Agencia Tributaria. Por ello, es buen momento para empezar a ordenar papeles y revisar toda la documentación necesaria para presentar la declaración dentro del plazo establecido.

En un año atípico como fue el pasado 2020, marcado por la fatídica pandemia del coronavirus, la figura de los ERTES y las consecuencias económicas que esto ha conllevado es importante tener en cuenta ciertos aspectos clave que pueden resultar novedosos para la presentación correcta de la declaración de la Renta:

  • Los ERTE cuentan como un segundo pagador
  • La prestación extraordinaria por cese de actividad percibida por los autónomos durante la pandemia entre los meses de marzo y diciembre de 2020 se deben incluir como rendimiento de trabajo dentro de la declaración.
  • Los rescates de planes de pensiones, planes de previsión asegurados se clasifican dentro de rentas del Trabajo, por lo que hay que añadir su importe en el caso que no apareciesen en el borrador.
  • Aumento de la reducción del 5-20/35% del rendimiento neto de la actividad de 2020 para los autónomos moduleros, trabajadores por cuenta propia en régimen de módulos, es una de las modificaciones para tener en cuenta la disminución de ingresos provocada por la pandemia.
  • En el caso de los alquileres, los arrendadores tienen que reflejar como ingresos los nuevos importes que hayan acordado con sus inquilinos.
  • Se puede presentar una declaración conjunta, en el caso que uno de los dos cónyuges no recibiese ingresos o fueran muy bajos, consiguiendo una reducción a la base imponible de 4.347 euros anuales.
  • En el caso de las empresas que funcionan con una retribución flexible, las retribuciones en especie no tributan (cheque-transporte, cheque-restaurante o el seguro médico)
  • Deducción por maternidad: aumento de 1.000 euros adicionales en el caso que se tengan gastos en guarderías o centros de educación infantil. La campaña de este año también recoge una deducción de 1.200 euros para las familias monoparentales.

Para terminar y como consejo final a tener en cuenta es que aunque el plazo para presentar el modelo se extiende hasta el 30 de junio, recomendamos rendir cuentas cuanto antes para recibir cuanto antes las posibles devoluciones. Además, que declarar el IRPF fuera de plazo, conlleva sanciones.

Si tienes alguna consulta no dudes en preguntar a nuestros expertos a través de la sección de contacto de nuestra web.