--

9:00 - 20:00

Abierto de Lunes a Viernes

Contáctanos y Solicita Información

Facebook

Twitter

Search
 

5 motivos para cambiar de asesoría fiscal

Abogados en Segovia - Verae > Asesoría Oviedo  > 5 motivos para cambiar de asesoría fiscal

5 motivos para cambiar de asesoría fiscal

asesoría de empresas en oviedo

Encontrar una asesoría fiscal en Oviedo profesional y que funcione adecuadamente no es tarea fácil. De hecho, cada vez son más las empresas y autónomos que se lanzan a cambiar de consultoría cuando se dan cuenta de que esta no les ofrece todos los servicios que debería.

No obstante, aún hay muchas compañías que deciden seguir con los servicios de su entidad de toda la vida, bien por costumbre o bien por compromiso con la misma. Algo que, a todas luces, resulta un error si esta no ha evolucionado con el paso de los años.

Por este motivo, a lo largo de este texto vamos a hablar de los motivos principales por los cuales una empresa debería cambiar de asesoría.

 

No hay que temer cambiar de asesoría

 

Como hemos dicho anteriormente, muchas organizaciones tienen cierto reparo a la hora de cambiar de asesoría por las posibles consecuencias de ello. Sin embargo, este “miedo” es totalmente infundado. A fin de cuentas, un asesor fiscal no es más que otro profesional que trabaja para la empresa como podría ser un transportista o un proveedor.

De hecho, siendo empresa, resulta mucho más complejo cambiar de compañía telefónica que de asesoría. Además, esta no podrá perjudicar a la organización ya que está en la obligación de traspasar a la nueva consultoría toda la documentación de la organización. Por tanto, no hay que tener ninguna reserva al sustituir estos servicios. 

 

Adaptación o desaparición

 

Hay un factor muy importante que se debe tener en cuenta y es que el sector de las asesorías está en plena revolución tecnológica. Esto es desconocido por algunos clientes de las mismas y, por ello, muchas de ellas se siguen manteniendo a pesar de no adaptarse a la digitalización. Sin embargo, cuando se valoran las prestaciones de las consultorías modernizadas y las que no, no hay punto de comparación. 

Las entidades modernas han dado un giro de 180 º en su forma de trabajar gracias a la digitalización y a las relaciones electrónicas con Hacienda y otras administraciones, lo cual consigue acelerar muchísimo los tiempos de espera.

Además, este cambio en las rutinas de trabajo consigue también ofrecer nuevos servicios hasta ahora impensables. Y, por ende, ajustar los precios haciéndolos más asequibles.

Por último, destacar que la digitalización de los documentos es ahora mucho más sencilla, lo cual permite un seguimiento más efectivo del estado de la empresa en cuestión. Así como una búsqueda y recopilación de cualquier formulario en caso de que fuera necesario por cualquier motivo.

Por tanto, si una organización sabe que su consultoría no se ha adaptado a los nuevos tiempos lo ideal es que busque un nuevo grupo de asesores. Esto, a la larga, le resultará mucho más beneficioso.

 

¿Por qué cambiar de asesoría fiscal en Oviedo?

 

Ciertamente, existen una infinidad de motivos por los cuales el cambio de consultoría es la mejor opción. No obstante, vamos a centrarnos en los cinco motivos principales que son más recurrentes entre las diferentes compañías.

 

1. Precio demasiado elevado

 

Esta cuestión es primordial y, de hecho, es un clásico a la hora de decidir si cambiar de consultoría o no. Obviamente, en el sector de las asesorías existe un amplio abanico de posibilidades y también de tarifas.

Aunque en un primer momento una empresa pudiera pensar que el precio que pagaba era justo, los tiempos cambian y las ofertas de otras son más competitivas. Esto, en parte, está muy relacionado con la digitalización del sector.

asesoría empresas abogados y economistas verae 7Las herramientas digitales permiten que el trabajo se desarrolle más rápidamente y que, por tanto, los empleados sean más productivos. Esto, obviamente, incide directamente en la capacidad de atención a clientes y permite abaratar los precios a estos.

Por este motivo, es de vital importancia que las empresas comprueben cada año las tarifas de otras asesorías para observar si, efectivamente, existen mejores ofertas en el mercado. Esto puede suponer un ahorro importante para la organización y, en muchas ocasiones, la mejora integral de los servicios.

Por otro lado, también hay que valorar el hecho de que la mayoría de consultorías que se han modernizado e instalado softwares especializados para la gestión del trabajo, han bajado los precios a sus clientes. De esta manera, los clientes de consultorías que se han sumado a la digitalización pero que siguen pagando lo mismo han de saber que les están cobrando de más.

 

2. No hay un asesoramiento real

 

Este es otro de las razones que desencadenan el cambio de consultoría. Ante todo, cualquier empresa ha de tener claro que una asesoría está para asesorar. Es decir, que además de la gestión y organización de todos los papeles y documentos y presentación de todos los formularios, esta entidad debe ofrecer un asesoramiento efectivo a sus clientes.

No es ningún secreto que muchas consultorías se centran en llevar la contabilidad y presentar los impuestos de sus clientes. Pero no asesoran. Por ende, los asesores no se preocupan de estudiar a cada cliente para ver qué mecanismos legales existen para rebajar la carga fiscal de sus clientes o buscar propuestas que aumenten el ahorro. 

Más información

 

Un asesor no puede ser un sujeto pasivo de la empresa, por el contrario, este debe ser un sujeto proactivo que vele por los intereses de la compañía para la que trabaja y estudie cada posible medida para mejorar su situación económica.

En definitiva, si una organización no siente que la entidad que ha contratado esté llevando a cabo esas tareas, lo ideal es que o bien busque los servicios de una consultoría contable que únicamente le cobre por los servicios de contabilidad, o bien encuentre una asesoría fiscal que, efectivamente, sí le aconseje fiscalmente.

 

3. Comisión de errores continuados

 

En tercer lugar hay que mencionar que la comisión de errores de forma continuada es otra de las razones que hacen que las empresas cambien de consultoría fiscal. A fin de cuentas, si estamos pagando los servicios de profesionales es para obtener resultados profesionales, no para que su trabajo traiga más problemas de los que soluciona.

asesoría empresas abogados y economistas verae 9Así pues, cualquier empresa que haya sufrido por los errores de su asesoría no debería tener dudas a la hora de sustituirla por otra. A fin de cuentas, estos errores no hacen más que denotar su falta de interés en la compañía o su falta de conocimiento en la materia. Por tanto, no son buenos profesionales y lo mejor es alejarse de ellos.

Ante todo, cuando se contratan los servicios de una consultoría ha de buscarse la aportación de valor. Es decir, unos servicios competentes y que, efectivamente ayuden al mejor ritmo de la empresa. Si esto no se cumple, lo mejor es cambiar.

El dicho “más vale malo conocido que bueno por conocer” no tiene cabida en los negocios y menos si se trata de asegurar el buen rumbo de la compañía.

 

4. Relación con asesores y sus servicios

 

En otras ocasiones la razón principal para buscar una nueva asesoría no es nada concreto sino, más bien, la relación que se ha establecido con la misma. Hay consultorías que ofrecen un servicio profesional pero que no son capaces de establecer un vínculo de confianza con sus clientes.

Aunque en principio esto pueda parecer una sandez, realmente resulta de vital importancia. A la hora de pedir consejo o de solicitar ayuda en cualquier cuestión lo mejor es que haya cierto grado de cercanía con los asesores. A fin de cuentas, si no se confía en ellos no se podrá hablar abiertamente de los problemas o vicisitudes que atraviesa la organización.

Por tanto el feeling que transmita la consultoría a sus clientes es muy importante para poder hablar con franqueza.

Cambiar de asesoría de empresas VeraePor otro lado, hay ocasiones en los que las formas no son las adecuadas. Esto no se refiere a que no haya una buena relación, sino que esta es bastante deficiente. Hay asesorías que consciente o inconscientemente hacen pensar a las empresas para las que trabajan que molestan al preguntar dudas o solicitar cualquier tipo de información.

Cuando se tiene este sentimiento, lo normal es que con el paso de tiempo se deje de consultar con la entidad contratada. Por ende, esta no estaría cumpliendo una de sus mayores funciones y lo ideal sería buscar otra entidad.

Por último, dentro de este motivo hay que mencionar otra cuestión importante que es la falta de servicios. En este caso debemos remitirnos de nuevo a la digitalización del sector.

Dicha digitalización ha dado lugar a la posibilidad de ofrecer una gran cantidad de nuevos servicios, pero aquellas que no se han sumado a la modernización no son competitivas en este respecto. De igual forma, las que sí han actualizado su forma de trabajar pero no han velado por el aumento de servicios, están quedando completamente obsoletas.

Así pues, en muchas ocasiones las organizaciones deciden buscar nuevos servicios de consultoría porque los que tienen contratados no les ofrecen todas las prestaciones que podrían y que le serían útiles.

Por tanto, el mal feeling y la falta de servicios serían el cuarto motivo para cambiar de entidad fiscal.

 

5. No hay una relación directa con el asesor

 

Algo que siempre hay que valorar es la asignación directa de un asesor concreto. Muchas asesorías llevan los diferentes casos de las compañías de forma conjunta por lo que no existe un asesor concreto al que acudir. 

Ciertamente, trabajar de forma conjunta en una sola empresa no es algo negativo. No obstante, siempre ha de haber un asesor concreto al mando que esté al tanto de todo para poder informar adecuadamente al responsable de la compañía en cuestión.

De lo contrario, cualquier duda o cuestión que se presente en la empresa no podrá ser adecuadamente resuelta. Las respuestas de “el que lleva ese asunto no está hoy” o “yo no estoy al tanto de esa parte de la contabilidad” o “el encargado de estudiar subvenciones y ayudas no me ha informado” son bastante comunes en muchas consultorías.

Esto es algo inadmisible ya que, en parte, se paga a la asesoría para obtener la información de forma eficaz y sencilla. Por tanto, cualquier entidad que no sepa quién es el asesor responsable de sus cuestiones, no estará recibiendo un buen servicio.

La organización del trabajo en la entidad de forma interna atañe únicamente a la consultoría. Pero los clientes han de obtener la información que requieran cuando la necesiten. Por esta razón, siempre se ha de tener un asesor concreto de referencia y, obviamente, este debe estar al tanto de todo lo relacionado con los diferentes clientes de los que sea responsable.

Por tanto, en caso de que no se tenga un asesor concreto al que acudir, el trato y servicio no será óptimo y lo mejor es buscar otra consultoría fiscal.

 

Confía en Verae como asesoría fiscal en Oviedo

 

Ahora que se han expuesto los motivos principales para cambiar de consultoría fiscal, no se puede hacer más que recomendar los servicios de Verae.

Además del seguimiento contable y de asesoramiento, esta consultoría cuenta con los mejores abogados de Oviedo para tratar cualquier tipo de problema que puedan tener sus clientes. Todo ello sin coste adicional ya que este servicio se encuentra en su tarifa.

No obstante, la mejor forma de conocer a esta entidad es saber cuáles son los servicios que ofrece a sus clientes.

El primero de ellos es la recaudación de algunos impuestos tales como el de la Renta de las Personas Físicas, impuesto sobre Sociedades, de Sucesiones o Donaciones, sobre el Patrimonio, sobre el Valor Añadido y las retenciones de ingresos a cuenta.

Por otro lado, también son destacables los servicios de asesoramiento de mano de abogados tributarios expertos y experimentados. Así como la gestión de las obligaciones tributarias.

Por tanto, todo lo relacionado con la gestión y confección de cuentas anuales, planificación y asesoramiento en operaciones empresariales o de compra y venta de negocios correrá de su parte. También ofrecen una planificación fiscal global de personas tanto físicas como jurídicas y llevan a cabo las adquisiciones o traspasos de sociedades.

Por último, destacar que son expertos en la planificación y asesoramiento en inversiones nacionales e internacionales y en todo lo relacionado con la fiscalidad transfronteriza de bienes y servicios.

En definitiva, independientemente de la actividad económica que realice el autónomo o empresa, la asesoría fiscal en Oviedo Verae es la mejor opción.

 

Más información

 

No Comments

Leave a Comment