--

9:00 - 20:00

Abierto de Lunes a Viernes

Contáctanos y Solicita Información

Facebook

Twitter

Search
 

Asesoría fiscal empresas: ¿qué necesitas hacer para tener unas cuentas saneadas?

Abogados en Segovia - Verae > Asesoría Oviedo  > Asesoría fiscal empresas: ¿qué necesitas hacer para tener unas cuentas saneadas?

Asesoría fiscal empresas: ¿qué necesitas hacer para tener unas cuentas saneadas?

calculadora

Verae es una asesoría fiscal en Oviedo que conoce las necesidades de todo tipo de empresas. La experiencia en este sector es un elemento táctico, ya que tener unas cuentas saneadas no siempre es fácil. Sin embargo, es una necesidad para la buena marcha empresarial y para evitar sanciones y otros contratiempos.

La asesoría es una actividad eminentemente preventiva. Nada impide que un asesor pueda sacar a su cliente de un apuro eventual. Sin embargo, lo cierto es que una asesoría especializada puede ahorrar más de un susto a la empresa.

Consejos habituales en la asesoría fiscal en Oviedo

Las cuentas claras son el fundamento de la viabilidad de una empresa. Es muy fácil que un descuido o una mala práctica introduzcan problemas en las cuentas. Y estos problemas pueden acarrear desde sancionesCambiar de asesoría de empresas Verae tributarias hasta fugas de capital.

Por eso, el mejor modo de asegurar la salud financiera de la empresa es contar con el apoyo de una asesoría fiscal de largo recorrido. En este sentido, hay 10 consejos que son de aplicación a toda empresa u organización y que pueden ayudarle a mantener un buen estado financiero.

1. Planificar adecuadamente

El primer paso para lograr unas cuentas saludables es, como en cualquier otro proceso empresarial, planificar cuidadosamente. ¿Cómo va a enfrentar la compañía su contabilidad? ¿Dispone de una infraestructura adecuada? ¿Proporciona medios suficientes a su equipo fiscal?

La empresa debe establecer protocolos fiscales que permitan un control absoluto de sus cuentas, así como instrumentos analíticos para anticiparse a las situaciones de crisis.

Además, la planificación no termina en una fase previa al inicio de la actividad empresarial. Una vez se empiece a funcionar, deben analizarse periódicamente los resultados y el cumplimiento de objetivos mediante herramientas de diagnóstico.

Los datos obtenidos podrán fundamentar las innovaciones a introducir en la organización para optimizar su gestión financiera. En este sentido, conviene conocer el método del “círculo de Deming”, que se emplea en innumerables empresas para instaurar procesos de mejora continua.

Conviene recordar que las finanzas son la sangre de la empresa. De modo que no tiene sentido no invertir en métodos de mejora permanente, pues evitar problemas fiscales debe ser una prioridad.

2. Controlar las finanzas permanentemente

Es cierto que muchas empresas, principalmente aquellas con flujos de trabajo irregular, encuentran cierta dificultad a la hora de mantener al día sus cuentas y los análisis financieros. Sin embargo, es fundamental realizar análisis periódicos de la situación financiera de la empresa.

En este sentido, debe tenerse en cuenta que toda empresa debe seguir el Plan General Contable (PGC) o el Plan General de Contabilidad de PYMES (PGC PYMES).

Si bien es cierto que la parte quinta del PGC, la numeración y la denominación de las cuentas son de carácter dispositivo, la empresa u organización debe tener razones de peso para no seguirlas.

En definitiva, el apoyo de abogados de Oviedo especialistas en la materia puede garantizar a la empresa que mantiene una contabilidad adecuada a la ley, con lo que se ahorrará innumerables problemas fiscales.

Por tanto, un control permanente de las finanzas de la empresa incluye la vigilancia de los siguientes elementos:

Patrimonio inicial de la empresa. Este análisis deberá repetirse periódicamente, a fin de conocer en todo momento el valor del patrimonio de la empresa, así como el estado de amortización de los bienes de inversión.

Ingresos y gastos. Estas partidas deben arrojar información sobre el balance. Aunque tradicionalmente se actualizaban periódicamente para un control más exhaustivo, los programas informáticos actuales permiten realizar comprobaciones en tiempo real. Por ello, lo mejor es establecer protocolos de control del balance.

Capacidad de pago. Este factor es fundamental, y son muchas las empresas que fracasan por descuidarlo. Controlar la capacidad de pago implica tener plena consciencia de los flujos de efectivo, así como de la ratio de endeudamiento, el nivel de deuda y crédito de la organización y, en definitiva, las posibilidades de su liquidez. Este punto puede ser menos importante en empresas que no necesiten el endeudamiento o la inversión recurrente, como ciertas prestadoras de servicios. Sin embargo, las empresas que más líquido movilicen (por ejemplo, las proveedoras de suministros) pueden terminar echando el cierre si se les descontrola el efectivo.

Memoria. La memoria parece un mero anexo que adjuntar a las cuentas anuales, cuando se está obligado a formularlas. Sin embargo, este documento es fundamental para ayudar al empresario a organizar sus cuentas. Puede no adaptarse a las formalidades del PGC cuando no sea necesario presentarla, pero todo empresario debería llevar un registro de las eventualidades y de los criterios que entren en juego en su contabilidad.

3. Evaluar los sistemas de gestión a implementar

Una vez se haya planificado la estrategia contable y fiscal y se haya realizado un primer acercamiento a la situación financiera real de la empresa, conviene decidir qué sistema de gestión se va a utilizar en el futuro.

Como se ha comentado, los programas informáticos actuales ofrecen una serie de prestaciones que los convierten en opciones a considerar. Entre sus funcionalidades más extendidas, incluyen la posibilidad de obtener informes a tiempo real y acceder a esta información desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.Evita problemas con tus trabajadores gracias a la ayuda de una asesoría de empresas - Verae

Además, los sistemas ERP (enterprise resource planning) permiten centralizar otros procesos de la empresa. Por ejemplo, puede coordinarse con los sistemas logísticos y de control de stock para actualizar automáticamente las cuentas con los pedidos y ventas que se realicen.

Este tipo de software puede aportar otro tipo de prestaciones, como previsión de ventas o de necesidades de caja, por lo que sus ventajas hacen recomendable estudiar la oportunidad de implementar el sistema.

Aunque esto supone realizar una inversión tanto de capital como en tiempo y formación, el resultado puede ser una optimización de los procesos de la empresa, que deriven en un ahorro en costes.

Por ejemplo, en cuanto a la asesoría fiscal los sistemas ERP pueden facilitar al asesor acceso telemático a las cuentas de la organización, lo que facilita la labor del asesor y el control de las cuentas a la vez que se reducen los gastos de comunicación.

4. Tomar decisiones estratégicas

Cuando una empresa haya iniciado las acciones de control y evaluación arriba descritas, tendrá una base sobre la cual podrá tomar decisiones estratégicas. Estas decisiones deben caracterizarse por estar planificadas y orientadas a un fin.

Está claro que en el día a día de la actividad empresarial el empresario puede encontrarse con grandes oportunidades, o bien con graves imprevistos. Sin embargo, la clave para no echar por la borda el control financiero es que disponga de suficiente información como para tener protocolos de respuesta.

En definitiva, el tráfico empresarial se mueve en un marco de incertidumbre, y en la medida en que se reduce esta incertidumbre, el empresario puede actuar con mayor precisión.

A la vez, no conviene temer a la asunción de riesgos. Es frecuente en la actividad empresarial endeudarse para aprovechar determinadas oportunidades. Lo que hay que evitar es endeudarse por encima de las posibilidades de la compañía. Y es por ello que todas las previsiones informativas anteriormente descritas actuarán como una guía idónea para la toma de decisiones estratégicas.

Por tanto, no se trata tanto de evitar los riesgos cuanto de aprender a asumir riesgos.

5. Conocer las necesidades… y priorizarlas

Otro de los elementos que facilitará el sistema de información implementado será el conocimiento de las necesidades empresariales. Tener controladas las necesidades de la empresa y saber priorizarlas evitará a la organización gastos innecesarios.

Una compañía no debe emplear equipos desfasados ni mantener una plantilla infradotada. De modo que es fundamental que satisfaga sus necesidades, pero de modo ordenado.

Los momentos de crisis y los comienzos empresariales son especialmente sensibles en este sentido. La organización tendrá escasa liquidez en el primer caso, o numerosas necesidades en el segundo. Por eso, priorizar las mismas permitirá a la empresa gestionarlas con la pericia necesaria para no terminar falta de fondos.

Más información

6. Ante el riesgo, mantener la seguridad

Como se ha explicado antes, el riesgo no solo es una constante en el tráfico empresarial, sino que en cierta medida es, incluso, su impulso motriz. Sin embargo, los riesgos siempre conllevan una posibilidad de pérdida.

Por eso, para mantener unas cuentas saneadas es preciso tomar ciertas medidas de seguridad. Entre ellas, se incluyen la contratación de seguros y el mantenimiento de un volumen adecuado de crédito y de liquidez.

Entrar en números rojos es tan malo como quedarse sin líquido, porque una empresa que no puede pagar está condenada a la desaparición. Por tanto, un gestor eficiente desplazará las responsabilidades y riesgos, y dispondrá siempre de crédito y liquidez.

7. Control del flujo de cobros

Uno de los elementos más problemáticos para la solvencia de las empresas es el tiempo de cobro. Es común que una empresa no cobre un servicio hasta los 90 días después de haberlo prestado. Lo cual se complica todavía más si durante el tiempo de cobro debe realizar ingresos a cuenta.

Así es que los flujos de efectivo y capital deben organizarse teniendo en mente los plazos de pago.

De hecho, es una buena práctica establecer pagos parciales o señales, así como fragmentar el servicio a fin de asegurar el cobro rápido, al menos de parte del servicio. Por supuesto, determinadas empresas no podrán anticipar sus cobros.

En este sentido, el software ERP puede ser una gran ayuda para evitar descuadres de caja. Sobre todo, para esas empresas que no pueden acelerar sus cobros.

8. Control del flujo de pagos

Como podrá entenderse, el aspecto recién comentado tiene una contrapartida. En muchas ocasiones, la empresa puede beneficiarse de aplazar sus pagos. Debe tenerse en cuenta que aplazar el pago es, financieramente hablando, equivalente a obtener un crédito gratuito.

Por supuesto, la empresa acreedora podría establecer intereses u otras condiciones de pago que desincentiven esta práctica. Además, esta práctica facilita los descuadres contables.

Por tanto, si la empresa u organización decide aprovecharla, debe tener un riguroso control de su flujo de ingresos y gastos. Además, debe considerar que aplazar un pago que podría afrontar supone arriesgarse a que pueda aparecer otro gasto sorpresivo, generando una situación de endeudamiento.Cómo puede ayudarte tu asesoría de empresas - Abogados y economistas Verae

9. Consolidar créditos

Es normal que una empresa solicite créditos para mantener su capacidad financiera. Y también es normal que un crédito concedido en un momento de necesidad presente unas condiciones poco favorables, como un plazo muy breve para devolverlo o elevados intereses.

Por eso, una forma útil de sanear las cuentas es la consolidación de créditos. De este modo se reduce el número de acreedores y se homogeneizan las condiciones de devolución. Además, no es infrecuente que se consiga negociar unas condiciones más favorables, lo que resultará en un ahorro para la compañía.

10. Ayudarse de auditorías externas

Muchas veces es difícil observar con objetividad la empresa propia. Está claro que cada uno de los implicados en el control y gestión de la situación financiera de la empresa harán lo que esté en sus manos para que esta sea lo más saludable posible.

Sin embargo, formar parte de la organización limita la objetividad, así como la capacidad de aportar alternativas. ¿Cuál es el mejor modo de comprobar si existen procesos más eficientes que los que ha implementado el departamento financiero?

Aunque podría haber otras respuestas, la más clara es consultar a otros expertos financieros. Por ejemplo, Verae es una asesoría para empresas en Oviedo que puede realizar auditorías y procesos de acompañamiento.

Conclusión: la importancia de mantener unas cuentas saneadas

Estos son solo algunos de los consejos que puede seguir una empresa para mantener sus cuentas saneadas. Ciertamente, las posibilidades son casi infinitas, pero la clave del éxito está en:

1. Planificar la acción financiera.

2. Evaluar periódicamente si las acciones planificadas están logrando sus objetivos.

3. Implementar mejoras a los procesos que sigue la empresa.

4. Aprovechar la ventaja competitiva que puede aportar la tecnología o los apoyos externos.

En definitiva, mantener las cuentas limpias es un requisito para la continuidad de la empresa. Este es el motivo por el que muchas empresas buscan asesoría fiscal en Oviedo, mejorando así su competitividad.

Más información

No Comments

Leave a Comment